Los diez mandamientos del buen guionista: el septimo, octavo, noveno y decimo

Y bien, hoy una vez mas juntos en esto de compartir y aprender juntos. Hoy acabaré la serie basada en “Los diez mandamientos del buen guionista“,  de Robert Mackee, autor del libro, El Guión.

SÉPTIMO

No complicarás con nuevos elementos ya que la complejidad de los que dispones es mejor. No multipliques las complicaciones en un solo nivel. Utiliza los tres: intrapersonal, personal, extrapersonal

 

Este mandamiento nos viene a recordar que nuestra principal misión consiste en contar la historia que nos traemos entre manos, por encima de todo, y no complicarla con adornos estéticos, ni formalismos innecesarios.

Cuando vemos una película y al final decimos: ¡Qué bonita fotografía! o ¡Qué buenos efectos ! o ¡Qué actuación más buena la de fulano en la escena tal, ..!  nos referimos a películas que han potenciado, de manera consciente o inconsciente, aspectos parciales que han acabado por desequilibrar la narración general de la historia. De ahí lo de No multipliques las complicaciones en un solo nivel.

los diez mandamientos del buen guionista
Si tomamos como ejemplo la película Rain Man de Barry Levinson en el que Dustin Hoffman interpreta a un autista que vive totalmente encerrado en su mundo y en la que Tom Cruise interpreta a un hermano egoísta deseoso de heredar la herencia familiar, lo cual le obliga a cuidar de su extraño hermano, al que ni siquiera conoce y en quien, contra pronóstico, recayó la herencia, lograremos entender este mandamiento más fácilmente.

Todo ser humano, para relacionarse lo hace a tres niveles: con sus pensamientos (intrapersonal), con el resto de las personas (personal) y con los objetos o cosas (extrapersonal). Los guionistas Ronald Bass y Barry Morrow, conocedores de este principio básico, fuerzan al máximo las posibilidades y plantean una historia en la que, a priori, los dos protagonistas aparentemente no tienen  ninguna posibilidad de comunicarse. Parecen condenados a la no relación. (Sin relación no hay conflicto, en consecuencia, tampoco habría película) Entonces en Rain Man, el truco está en colocar a unos personajes en un entorno hostil, con el que inevitablemente tienen que interactuar. Esto les obliga a mostrar otras facetas de carácter que abarcan lo interno, lo personal, y lo extrapersonal, haciendo a los personajes más hondos, con conflictos que sacuden. En definitiva, héroes.

 

Es decir, si el personaje que interpreta Dustin Hoffman, no es capaz de salir de su mundo interno, no habría película, lo cual quiere decir que el escenario en donde jugarán los personajes debe contener de antemano los obstáculos, a tres niveles que hemos mencionados, y que les pondrán a prueba.

Simplificándolo más. No hace falta ponerle más autismo a un autista, sino hacerlo actuar con otras personas, (personal) y con elementos externos ( extra personal ) como la luz de un semáforo, que al no interpretarlas correctamente el protagonista  acabó provocando un atasco de coches.

OCTAVO

Llevarás las situaciones al límite, negando las negaciones, llevando a los personajes hasta los extremos y la profundidad más lejanos del conflicto imaginable dentro del propio espectro de probabilidades del argumento.

 

Este es uno de los mandamientos más difíciles de comprender a la primera. Empecemos por eso de “negar las negaciones”: ¿Qué quiere decir eso? , básicamente se está refiriendo a algo que esta muy presente en todos los mandamientos. Se trata de ”dramatizar”, que es todo lo contrario de “explicar”. Negar las negaciones quiere decir ir más allá de lo que es habitualmente lógico y posible.

Los diez mandamientos del buen guionista: el septimo, octavoPongamos un ejemplo, el protagonista de la película El Fugitivo, Harrinson Ford, está huyendo  de la policía por una alcantarilla que desembocan en una presa enorme, con una caída de agua de vcasi un centenar de metros. La lógica común dice que si un hombre se lanza por ahí, lo más probable es que muera. Por tanto, esta opción puede ser negada por el guionista diciendo:

  • ¡No, no es posible que sobreviva, descarto esta opción, buscaré algo más veraz!

Sin embargo, los guionistas David N. Twohy. Jeb Stuart, y Roy Huggins deciden que el personaje no tenga salida. Le dejan solo dos opciones: o entregarse a la policía, o lanzarse al vacío. En este caso han decidido romper la lógica y el personaje, finalmente, se lanza por la catarata.

Entonces la pregunta es: ¿El espectro de posibilidades del argumento lo permite?. Para responder a esa pregunta primero hemos de saber por qué el personaje principal huye de la policía. ¿Por qué ha aceptado, con resignación, convertirse en un fugitivo? La respuesta es: porque ha sido acusado del asesinato de su esposa. El sabe que es inocente, y decide además averiguar quién fue el verdadero asesino, razón más que poderosa para hacer cosas que estén más allá de toda lógica, acciones cercanas a lo sobrehumano.

Así que este mandamiento lo que nos está diciendo es que no tengamos miedo de forzar a nuestros personajes hasta el límite de sus posibilidades humanas, sin perder de vista, claro está, las posibilidades que ofrece el propio argumento..

NOVENO

No escribirás con evidencia. Pon un subtexto debajo de cada texto.

 

The actors studioEste mandamiento contiene uno de los mejores consejos que un guionista debe tener siempre en cuenta.  Esto de poner un subtexto debajo del texto fue sistematizado, como recurso, en el teatro por el famoso artista ruso K.S.Stanislavski, más conocido en occidente como “El Padre del Teatro” y entre las muchas generaciones que influyó, solo mencionaré en esta ocasión, debido a que estamos hablando de cine, a  Lee Strasberg, fundador de The Actors Studio proyecto basado principalmente en el método de preparación actoral del maestro ruso.

Stanislavki hacía siempre mucho hincapié a sus actores sobre la importancia de preparar los personajes escribiendo una segunda línea debajo del texto, anotando las razones profundas que mueve a los personajes a la acción. Esto dio como resultado que los actores del Teatro de Arte de Moscú, dirigidos por el propio Stanislavski, se convirtieran en los más famosos del mundo en su época.

Cuando Lee Strasberg puso en marcha este sistema en los EEUU cambió para siempre la forma de actuar en cine. De ahí salieron Marlon Brando, Al Pacino, Dustin Hoffman, y un largo etc de estupendos actores que fascinaban haciendo lo que fuera que hiciesen, y esto fue porque aprendieron a actuar basandose  No en lo que estaba escrito en sus libretos, sino lo que “No estaba“, es decir, el subtexto.

Imagina que, como actor, abres tu libreto y encuentras uan frase que dice:

– ¡Buenas días María, que lindo el perrito!.

A la hora de preparar tu personaje debes encontrar qué significa María para el personaje que estás interpretando, y cuando lo encuentres, lo escribirás debajo de la frase en tu libreto. Por ejemplo, imaginemos que tu personaje se llama Pedro, abres tu libreto en la página correspondiente:

SEC/ ?/ EXTERIOR PARQUE/ DIA

( María pasea con un pequeño perrito blanco que tira de ella jadeante. Pedro aparece por el fondo haciendo footing, al ver a María,  se acerca  a ella )

PEDRO

¡Buenas días María,  pero … qué perrito más bonito!

Y debajo ponemos, por ej:

-¡Qué buenas estas María, te comería a besos!

Esto último es lo que determinará el tono de actuación más atractivo. Y si poneis atención , aprenderéis a ver que, hasta en los detalles más nimios de nuestra vida cotidiana, todo cuanto hablamos no se corresponde exactamente con lo que en realidad pensamos. Una buena actuación se construye trabajando sobre el subtexto. Ahí está la gracia de la sugerencia referida: “Pon un subtexto debajo de cada texto:”

DÉCIMO

Reescribirás.

 

Demasiado simple, y a la vez, demasiado importante. Un guión ha de ser reescrito muchas veces. La primera versión de un guión literario es más que probable que cojee por todos lados. La prisa es mala consejera, y en un guión puede ser una ruina anunciada. Hay maestros que hablan de reescribir al menos seis veces, otros siete, otros doce, pero en cualquier caso, tenga por seguro amigo aspirante a guionista,  tendrá que reescribir muchas veces si quieres verdaderamente a contar historias.

Y bien, es todo por hoy.  La semana que viene, más.

Chao.
L

Marcar el Enlace permanente.

12 comentarios

  1. Muy buen artículo, especialmente el octavo mandamiento. Había oido hablar del método Stanislavki pero no sabía a que se refería. El ejemplo de la chica que pasea al perro es buenísimo

  2. Hola!!
    Que buen articulo,me quedo con el de llevaras las situaciones al limite.
    & el ejemplo es genial,gracias por el post un abrazo!

  3. Hola! creo que el séptimo y octavo mandamientos a veces los guionistas se los saltan un poco a la torera. He visto complicaciones sobre complicaciones en un mismo personaje, por no hablar de negar las negaciones y que el protagonista haga y sobreviva a lo imposible. Buen post, ha resultado muy interesante leerlo ya que no sabía que hubiera un decálogo para escribir guiones. Besos!

  4. María Loreto Navarro Pacheco

    Uno nunca termina de aprender, no sabía que existiera esta suerte de mandamientos para escribir un guión. Cierto que alguno, de vez en cuando, se lo saltan en beneficio, según dicen, del argumento.

  5. Todos los mandamientos van unidos, el guionista debe estar atento a cualquier eventualidad, me gusta mucho la forma de explicarlo con los ejemplos de las películas, así nos ponemos en situación y mas fácil se entiende lo que pasa tras bambalinas.
    Eso de reescribir los textos y de colocar otras opciones debajo me parece muy recursivo.

  6. Hola. Desconocía lo de los mandamientos, que curioso. Me quedo con el séptimo, creo que enfoca más el factor humano. Gracias por tan instructiva entrada. Besos.

  7. Leyendo el post me doy cuenta de que los guiones de las películas tiene mucha más miga de la que vemos a primera vista y que hacernos ver todos estas cosas me va a ayudar a ver las pelis con mayor profundidad y disfrutar más de ellas, gracias

  8. Me encantan este tipo de post y no precisamente porque esté muy puesta en los entresijos del cine sino porque con toda esta serie de post me estás haciendo aprender un montón de cosas y sobre todo ver el por qué ciertas incongruencias que vemos a veces en el cine no se han evitado aunque deberían jeje, muaks

  9. Me gusta mucho como explicas y lo mejor con ejemplo incluído, creo que es todo un acierto porque yo por ejemplo me perdería mucho, aunque no utilizas un lenguaje muy técnico hay palabras que en este contexto no logro comprender y los ejemplos que pones ayudan mucho a ponernos en contexto. Muchas gracias, un excelente trabajo, me ha gustado mucho este tipo de posts 🙂

  10. Pues en muchas películas de acción hay escenas en las que difícilmente el protagonista saldría vivo y aunque lo sé, la adrenalina me sube a mil y disfruto ese momento que en la realidad tendría un final difetente, interesante artículo, gracias por comoartir, ahora quiero ver la película de Tim Cruise y Dustin Hoffman!

  11. Es simplemente fascinante como sea crean las historias y como poco a poco van siguiendo un camino, aunque es cierto que cualquier minino detalle puede cambiar ese rumbo. Admiro a los que hacen los guiones porque sin maestros de la creatividad.

  12. Paula Alittlepieceofme

    Como espectadora, del que me doy más cuenta es del octavo. Que a veces te quedas mirando la pantalla y pensando “se han pasado con la exageración”, pero como el protagonista es actor de renombre “se le perdona”, saludos!

Deja un comentario