Narrativa audiovisual

a)  Un director de cine occidental crea una escena de dos amantes, sobre una cama, entre delicadas cortinas al viento.

b)  Un cineasta asiático filma la misma escena de dos amantes, sobre una cama, entre delicadas cortinas al viento.

¿Cuál es la diferencia entre a y b?

La diferencia es que la versión occidental siempre resultará de algún modo cursi, mientras que la versión asiática, por sencilla que sea, acabará resultado más bien poética.

¿Por qué ocurre eso? Tiene que ver, al fin y al cabo, con la capacidad narrativa.

Capacidad narrativa es la cualidad más importante a desarrollar por todo aquel que quiera dedicarse al cine, al documental, la publicidad, video arte, video clip, etc, etc. Es una cualidad con la que no se nace, se aprende como se aprende un oficio.

Vengo al cine desde el teatro. En teatro lo primero que uno aprende es que desde el director al telonero todos son igual de importantes. Por tanto, ver teatro no es solo enterarme de qué va la historia, o qué actor lo hace mejor. El goce más grande siento que consiste en ver el todo y sus partes, sonido, luces, efectos, espacio, de modo consciente, y a la vez, dejarte cautivar por la historia. Es estar en el escenario y el público a la vez.

En las escuelas de cine que he estado,  San Antonio de los Baños (La Habana) y Barcelona, la enseñanza es ante todo técnica, lo cual no es más que una ínfima parte, un pequeño ingrediente de los muchos elementos que conlleva formarse un estilo. La mayoría de los ejercicios que veía en dichas escuelas pueden resumirse en “ejercicios de actuación filmados”, lo cual es indicativo de una enseñanza fragmentada. Un estudiante de cine educado de forma No fragmentada tendría que ser capaz de hacer un plano interesante desde el primer día que tome una cámara en sus manos. Y es de esto de lo que va esta nueva sección que abrimos en mi blog.

No hay artista serio que no haya admirado y estudiado a algún predecesor en su proceso formativo. La admiración, un impulso de naturaleza emocional, probablemente poco estudiado, ha sido un factor contagiante y propagador de las más diversas formas de arte, generación tras generación.  Esto es un hecho, lo cual hace pensar en cómo sería el mundo si se enseñase a admirar en lugar de competir. Siempre he visto antinatural la competencia en arte.

 Así pues, vamos a dedicar una serie a uno de los directores más admirados por mí, y todo un experto, (sobre todo en sus comienzo) en rodar con medios sencillos. Me refiero al director chino Zhang Yimou. He elegido a este director porque es el que mejor nos puede guiar, según mi parecer, en el camino de aprender a contar historias usando principios fundamentales en lugar de recetas y modas. La medicina occidental mira el órgano afectado, la medicina china busca el desequilibrio en el sistema.

Con este apartado, dedicado al oficio de la narrativa, usted entrará en contacto con el Arte de Observar, con el mundo de la Percepción. Aprenderá a hacer planos interesantes con lo que tenga a mano, incluido la cámara de su móvil, pero sobre todo, y con un poco de suerte, puede que acabe descubriendo el campo de studio más fascinante para todo el que aspira a dedicarse al arte: La Naturaleza de la Realidad. Y para ir aterrizando en estas cuestiones recomiendo un libro y una película.

  • Universo Auto Consciente, de Amit Goswami.
    -“Están Vivos” Película de John Carpenter.

Bienvenidos a este entorno de lenguaje visual.

Marcar el Enlace permanente.

8 comentarios

  1. María Loreto Navarro

    Te seguiré, me gustó mucho otra entrada que ya comenté pero está, dado que soy una lectora consumada, desde el título ha llamado mi atención y sí, me encantaría aprender a capturar una foto como la describes con la cámara de mi móvil.

    • Hola María.
      .Usted quiere aprender y se pregunta ¿Cómo captar una buena imagen? ¿Cómo hacer una buena foto? La respuesta es sencilla, siga el
      camino más fácil. El más cercano a usted, que es usted misma. ¿Se atreve a un ejercicio? Si lo hace conseguirá buenas fotos:

      – Pasee por la naturaleza, y a ser posible, no piense en usted, ni en sus problemas. Imagine que usted es la cámara.
      Las cámaras no juzgan, solo captan. Cuando haga un paneo con la vista trate de reencuadrar, en cada instante, dando
      a todo la misma importancia. No se detenga en ningún elemento, en ningún detalle, eso fragmenta la percepción, una
      cámara lo capta todo por igual. Después encienda la cámara y haga con ella el mismo ejercicio. No piense en hacer una
      foto bonita, juegue a que TODO lo que está en el encuadre encaje, eso se llama composición.
      A base se hacerlo, descubrirá composiciones por todas partes. Esas composiciones que ve, son información para
      usted, sobre usted misma, que le indican cómo dialoga usted con su entorno. Si ve eso, ya no necesitará instructor.
      Recuerde, la cámara no discrimina. En una foto, todo es la foto, y no únicamente lo que uno quiere mostrar.

      Un saludo

  2. Esta cualidad se aprende y puede que se aprenda mas en la cultura del cine oriental, pero creo que tienen algo especial que proviene de su cultura que hace que lo expresen de esa forma tan poética sin caer en las cursilerias occidentales.

    • Leonardo de Armas

      Exacto, la cultura china en general, desde hace milenios, basa su saber en la observación aguda y paciente de los fenómenos en sus relación con el todo. por ejemplo, nosotros decimos El día y La noche. En China este fenómeno se ve como: El Dia-Noche. Es decir, algo no separado. El famoso símbolo taoísta del Yin y el Yan lo expresa de forma brillante.
      En occidente, por ejemplo, a una joven enamorada se le viste en pantalla con un conjunto que resalte su belleza y su condición de enamorada. Este tipo de enfoque puede dar un resultado, o muy bueno, o muy malo. Hay un factor que no se puede controlar. En oriente, sin embargo, cualquiera en cualquier parte te diría que el color del amor en la adolescencia es el rosado. ¿Por qué? Porque, según su cultura, el rosado es el producto de la mezcla de semen con la sangre de la madre que es la que da vida al feto. Cualquier cineasta asiático cuando emplea este principio queda bien porque se basa en un principio de la vida, y no en una convención del cine.
      Un saludo
      L

  3. palomitas para leer un libro

    Hola!
    Me parece un post muy nutritivo para el intelecto. Yo he visto poco cine asiático pero en mi opinión es más realista y más dramático (quitando las películas de ninjas voladores y eso), el cine occidental es mas para entretener, mas como Disney, una trama con toques de acción, drama, suspenso y debe terminar en un final feliz, por lo que la gran mayoría es demasiado fantasiosa, además siento que ya perdieron enseñanza. Pero bueno, también hay de todo, hay buen cine por ambas partes y mal cine también. Ssaludos

    • Leonardo de Armas

      Cierto, así es. Por ejemplo, un cineasta de la talla de Orson Welles acabó sufriendo mucho porque al final se vio atrapado entre la industria, que tras haberlo encumbrado como un gigante, le exigía que produjera sin parar productos de rentabilidad para el mercado, mientras que en realidad al genio Welles el cine le interesaba más como camino filosófico, como un camino en donde explorar más sobre la vida.
      Un saludo
      L

  4. Siempre me ha gustado la forma de representar oriental, tienes razón en que esta llena de poesía porque para ellos la poesía esta presente en la vida cotidiana, tienen un poder de observación más desarrollado que la mayoría de los occidentales hemos perdido. Me gusta mucho el director que citas, he visto varias películas suyas y también me encanta su actriz fetiche, bss

    • Leonardo De Armas

      Oh, qué bien, estoy de acuerdo en lo que dices. Hace poco entrevistaba a un doctor, en el rodaje de un documental sobre párkinson, y me decía que la diferencia principal entre oriente y occidente, visto desde la medicina, es que en occidente atacamos el síntoma, mientras que ellos consideran el síntoma una fuente de información. Es decir, en occidente se “cuida” el órgano afectado, en oriente el desequilibrio del sistema.

      Traducido esto al campo del arte te encuentras con un mundo de belleza que no puede surgir del estrecho marco de la problemática particular de nadie, con sus aberraciones y desequilibrios, sino más bien de principios universales a los que se accede fundamentalmente aprendiendo a observar. Un saludote,

Deja un comentario